Libros para el conocimiento y las Bibliografías básicas

Las novedades científicas salen a la luz pública a través de artículos académicos, patentes y participaciones en congresos, y como toda "novedad" al cabo de unos meses y no digamos años, ésta empieza a perder su valor, sin que por ello ese conocimiento sea menos cierto o tenga menor importancia. Por supuesto que hay casos que ese conocimiernto se amplia y se mejora con otras "novedades" científicas pero otras veces no es así y parace que un conocimiento importante queda en el olvido.

Aunque las universidades son lugares de docencia e  investigación, creo que las dos ramas se están separando cada vez más, por un lado va la docencia y por otra la investigación. Los investigadores viven en su mundo muy especializado  de artículos y similares,  y por otra los alumnos no investigadores reciben la enseñanza a partir de apuntes y manuales considerados muchas veces como un conocimiento "menor",  de escaso intereés para el investigador encargado de la "docencia" que casi considera la tarea como una penalidad. 

Ello lleva a la escasa valoración, en algunas bibliotecas universitarias,  de los manuales y libros de texto especializados que siguen siendo, desde mi punto de vista, indispensables para la buena transmisión del conocimiento científico ya asentado, probado, y admitido formalmente por la comunidades académicas.  Los libros básicos académicos siguen teniendo un importante valor para la economía del conocimiento aunque no pertenezcan al I+D+I puntero de cada institución.

Manuales (autor ReillyButler, imagen en Flickr)

Los libros académicos más importantes son los que se proporcionan en la Bibliografías básicas de cada asignatura.  Es esencial que las bibliotecas académicas tengan esos libros en sus colecciones de manera actualizada, que están catalogados y que enlacen con las bibliografías básicas proporcionadas por los especialistas en cada materias, aunque luego se pueden añadir otras recomendaciones

 Tres ejemplos de buenas bibliografías y enlaces a catálogos de bibliotecas

 Actualmente a las clásicas bibliografías temáticas se han ido añadiendo muchas más informaciones sobre todo tipo de recursos científicos constituyendo los que se llaman "Guías temáticas". Requieren la colaboaración de biblitecarios, docentes y especialistas en la materia añadiendo, comentando y resumiendo todo tipo de recursos y requieren un importante trabajo de actualización y revisión.

El mejor ejemplo que conozco en España es el de la Guías por materias de la Universidad de Sevilla. Es excelente y proporciona ayuda no sólo a los estudiantes de esa institución sino a todos los que de vez en cuando las consultamos, aunque hay recursos a los que al final no tendremos acceso por no estar en la red de esa universidad. No importa, tal vez los tenemos por otras vías y lo importante es la información que nos han suministrado.